Seguro para drones

Publicado el

seguro de drones

Seguro para drones

¿Tienes un drone? Pues podrías necesitar pagar un seguro obligatorio

Los drones, se han popularizado enormemente en los últimos tiempos, siendo todo un fenómeno cada vez más en auge que empiezan a ser utilizados no sólo por los aficionados al aeromodelismo, sino por profesionales que ven en su maniobrabilidad y en su capacidad de transportar equipos (como cámaras y cargas) una gran ayuda para realizar actividades técnicas, que anteriormente eran más costosas. Ahora bien, esta proliferación de estos artefactos, como de costumbre, tiene su contrapartida legal ya que no todos los usos son iguales y algunos de ellos conllevan la obligación de contratar un seguro de Responsabilidad Civil.

Actualmente, el uso profesional o comercial de estos aparatos está regulado por el Ministerio de Fomento a través del Real Decreto 8/2014 y la Ley 18/2014. Este regula temporalmente el uso de profesional pero el uso deportivo o de recreo de drones y aeronaves no tripuladas cae bajo la normativa de aeromodelismo. Es por ello que el seguro de Responsabilidad Civil sólo se exige en el primero de los casos como indican desde Rankia.

¿Qué requisitos necesita cumplir un dron para poder volar legalmente?

Todos los drones, sin excepción, deben de llevar fijada en su estructura una placa de identificación en la que deberá constar, de forma legible y a simple vista, la identificación de la aeronave, mediante la designación específica, número de serie si es el caso, nombre de la empresa operadora y los datos para contactar con la misma.

Además, los que pesen más de 25 kg al despegue deben estar inscritos en el Registro de Matrícula de Aeronaves de AESA y disponer de certificado de Aeronavegabilidad correspondiente, mientras los que pesen menos, no tendrán que cumplir estos dos requisitos.

¿Todos los drones necesitan seguro?

Sí, para poder realizar trabajos aéreos, vuelos de prueba y vuelos especiales con un dron es necesario un seguro de responsabilidad civil frente a terceros por cada aparato. Además, el límite de cobertura del seguro dependerá de la masa máxima del aparato al despegue y la compañía aseguradora debe estar autorizada por la Dirección General de Seguros en el ramo de responsabilidad civil vehículos aéreos. De hecho, los operadores deberán de presentar junto con la declaración responsable un certificado emitido por la compañía de seguros en el que expresamente se indique que dicha aseguradora se encuentra autorizada y que se cumple con los requisitos establecidos para cada una de las aeronaves y actividades declaradas por el operador.

Por lo que dependiendo del fin al que se realice, requerirá de la contratación del seguro de responsabilidad civil o no. Es decir,  AESA obliga para todos que los uséis con fines profesionales o comerciales, sin distinguirse del tipo de drones, RPA (Remotely Piloted Aircraft) o UAVs (Unmaned Aerial Vehicle), ect. pero para todos los demás será recomendable tener un seguro para poder cubrir un riesgo que se pueda ocasionar durante la ejecución del vuelo del aparato, según los límites que establece la propia normativa. Aunque lo cierto es que estos accidentes se pueden dar tanto en uso recreativo como el profesional, por lo que dada la temporalidad del Real Decreto, habrá que ver si en el futuro no muy lejano habrá que tener un seguro independientemente de su uso, como cualquier otro vehículo.

¿Qué tipo de seguro necesito?

Para poder realizar actividades aéreas de trabajos técnicos o científicos así como vuelos especiales por aeronaves civiles pilotadas por control remoto, definidos respectivamente en el art. 50.3 y 50.4 de la Ley 18/2014, se exige una póliza de seguro u otra garantía financiera que cubra la responsabilidad civil frente a terceros por daños que puedan surgir durante y por causa de la ejecución del vuelo.

La Ley de Navegación aérea (art. 11b) considera aeronave a cualquier máquina pilotada por control remoto que pueda sustentarse en la atmósfera por reacciones del aire que no sean las reacciones del mismo contra la superficie de la tierra, y como tal debe de ser asegurada.

Cada aeronave civil pilotada por control remoto deberá estar asegurada, por lo que el seguro debe estar asociado a una matrícula o para el caso de MTOM inferior a 25 Kg a una marca, modelo y nº de serie. Por otra parte, al tener un ámbito de aplicación específico se deben asegurar los riesgos de cada una de las actividades que vayan a realizarse.

¿Hay que contratar un seguro para cada drone que tengamos?

No. Se puede contratar una póliza conjunta e incluir en ella cuantas aeronaves tenga el usuario o vaya adquiriendo, sin necesidad que se asegure cada uno por separado y sólo reseñando la matrícula o el código de identificación de cada uno de los aparato.

¿Existen límites de cobertura?

Sí que existen límites de cobertura, estos límites de cobertura dependerán de la masa máxima al despegue. Conforme al RD 37/2001 de 19 de enero establece los límites mínimos del seguro de daños a terceros para el caso de las aeronaves civiles pilotadas por control remoto de MTOM inferior a 20 Kg y el Reglamento (CE) nº 785/2004 del Parlamento Europeo y del Consejo, de 21 de abril de 2004, sobre los requisitos de seguro de las compañías aéreas y operadores aéreos a las de MTOM superior a 20 Kg.

¿En que compañías aseguradoras puedo realizar el seguro?

Se podrá realizar en las compañías aseguradoras que dispongan de una autorización administrativa que concede el Ministerio de Economía y Competitividad en relación con el ramo al que vayan a dedicarse y deben estar inscritas en el registro de la Dirección General de Seguros en dicho ramo.

Para justificar el cumplimiento de la normativa de aplicación, los operadores deberán de presentar junto con la declaración responsable un certificado emitido por la compañía de seguros en el que expresamente se indique que dicha aseguradora se encuentra autorizada por la Dirección General de Seguros en el ramo de responsabilidad civil vehículos aéreos y que se cumple con los requisitos establecidos en el art. 50.3 d 7º de la Ley 18/2014 de 19 de octubre, para cada una de las aeronaves y actividades declaradas por el operador.

¿Pero cuanto cuesta el seguro de un dron?

Pues existen don modalidades principalmente, estas dos modalidades depende del peso del equipo en cuestión a asegurar, como se indica en el artículo 50 de la normativa existente. Por norma general las compañías ofrecen para aeronaves no tripuladas de menos de 20 kgr un seguro tipo que cubre unos 300.000 euros de capital asegurado, que incluye gastos de letrado y procurador de libre designación hasta unos 1.500€, con unas franquicias que oscilan entre 100 y 500 euros, a unas cuotas en firmas como Caser, Allianz o Generali que van desde los 160 a los 360 euros, siendo estos precios aproximaciones dado que cada póliza puede ser personalizada a cada aparato, según sus características, modelo, etc. Mientras que para las aeronaves no tripuladas de más de 20 kgr aunque la franquicia es superior a los 150 euros, el precio del seguro es también más superior, debido principalmente a las características del drone a asegurar, como a la carga de pago que también se incluye en el seguro, por lo que el capital asegurado es mucho mayor, recomendándose aseguran una cuantía de capital asegurado a partir de 910.000 euros, lo que incrementa considerablemente el precio del mismo.

Fuente: AESA y Equipo de Pasión Por Volar