Las valiosas imágenes de ballenas tomadas por drones

Publicado el

drones-ballenas

Actualmente los científicos y biólogos marinos están utilizando drones para observar las poblaciones de ballenas frente a las costas estadounidenses.
Son hexacóptero que vuela 40 metros o más por encima del océano, equipado con una cámara de alta resolución para grabar  imágenes de estos mamíferos enormes.

Los investigadores pueden usar las imágenes para todo tipo de estudios sobre estos animales.

Entre otras aplicaciones, estas grabaciones permitirán hacer un sondeo de las ballenas grises que viven frente a las costas de California.

«No podemos poner una ballena en una báscula, pero podemos usar imágenes aéreas para analizar su estado físico, esencialmente lo gorda o delgada que está», dice John Durban, un biólogo marino de la Administración Nacional Oceánica y Atmosférica de EE.UU. (NOAA, por sus siglas en inglés).

Las ballenas grises pueden llegar a medir 15 metros y vivir más de 50 años. La cantidad de grasa que tienen es de gran importancia, especialmente para una madre que está amamantando una cría.

drones y ballenas

Veamos un ejemplo. La madre de la izquierda quizás no tenga suficientes reservas para poder alcanzar el Ártico mientas amamanta a su cría.

Estudiar a las ballenas desde el aire permite al doctor Durban y sus compañeros identificar los cambios de tamaño de un individuo en el tiempo y compararlos con los de otros animales.

«Al estudiar las condiciones físicas de las hembras, esperamos conectar los puntos entre las condiciones en el Ártico en un año y la producción de crías el próximo», apunta. «En definitiva, estamos intentando entender cómo las condiciones ambientales afectan el éxito reproductivo de la población».

Los investigadores solían utilizar binoculares desde tierra para contar a las ballenas y sus crías.

En 1994 la ballena gris del Pacífico quedó oficialmente fuera de la lista estadounidense de especies en peligro de desaparecer. Anteriormente estaba en peligro de extinción pero una regulación que prohibía su caza ha conseguido que se recupere su población.

Su estudio tiene un gran valor, pues la mayoría de las demás ballenas grandes aún están amenazadas y hay pocas oportunidades de ver cómo las poblaciones más grandes interactúan entre sí y con su ambiente.

«Con las ballenas grises, apenas estamos comenzando a entender cómo se ve una población recuperada», destaca Durban.

drones y ballenas

Los investigadores solían utilizar binoculares desde tierra para controlar las manadas de ballenas.

drones y ballenas

El equipo también ha utilizado drones para observar ballenas asesinas frente a la costa de la provincia canadiense Columbia Británica.

La altura del hexacóptero es un tema clave porque las ballenas y otras especies marinas son sensibles a las perturbaciones en su ambiente. Por eso el dispositivo contiene un altímetro preciso que ayuda en el análisis de las fotos, al tiempo que mantiene una distancia segura.

Los investigadores vuelan sus drones a unos 40 metros sobre el agua. Eso requiere un permiso especial.

Para los aficionados a los drones o la fauna silvestre, las regulaciones exigen una distancia mínima de por lo menos 300 metros.

drones y ballenas

Los drones permiten una nueva mirada al comportamiento de los animales. En esta imagen dos ballenas asesinas juguetean con sus hocicos.

 

Entrada: Las valiosas imágenes de ballenas tomadas por drones.