El despegue civil de los drones

Publicado el

drones y futuro

En estos días, estamos vivimos un gran auge en el uso de drones o UAV (Unmanned Aerial Vehicle) para el empleo de diversas aplicaciones civiles que hasta ahora no se habían imaginado. Estas actividades van desde la filmación de películas y reportajes publicitarios y deportivos, así como la posibilidad de realizar inspecciones de instalaciones de todo tipo desde el aire (tendidos eléctricos, plantas fotovoltaicas y térmicas, refinerías, y un sinfín de estas instalaciones), además de poder controlar los cultivos y las plagas, y porque no hasta detectar inicialmente un incendio o la evolución del mimo, pasando por la seguridad y el salvamento de las personas.

Todo este empleo en las actividades civiles, está ofreciendo un espectacular crecimiento en el uso del dron, lo que facilita grandes posibilidades para que las empresas y consumidores estén revolucionando este mercado de las tecnologías y están abierto las puertas a un nuevo tipo de negocio en torno a ellos al ser utilizados para una gama cada vez más diversa de aplicaciones de observación, llegándose a clasificar ya como un fenómeno tecnológico.

Algunos modelos no solo llevan incorporados equipos capaces de captar imágenes de video de alta definición (HD), sino que además llevan incorporados sensores y electrónicas de altas prestaciones como giroscopios y acelerómetros como los móviles de última generación. Todos estos componentes electrónicos, tanto sensores, lentes y demás componentes son fabricados para dispositivos como los smartphones, lo que ha permitido lograr una mayor calidad y reducir los precios de aplicaciones con los drones.

Hoy en día, se pueden definir las rutas de vuelo del dron empleándose los mapas online o sistemas de GPS existentes, o incluso emplearse las redes Wi-Fi para controlar al dron, además de para enviar imágenes. Incluso mediante un smartphone o table se puede emplear para controlar un dron, lo que supone la eliminación del coste de un dispositivo de control independiente para el uso de drones.

Lo que ha motivado una mayor demanda de componentes pertenecientes al sector de la electrónica de consumo, no solo a nivel de profesionales, sino también a nivel de aficionados. Por lo que este empleo del dron puede ser comparable al empleo de los Smartphones y las tables en su momento inicial, por lo que se estima por la Comisión Europea que en un futuro para el 2050 el sector creará en más de 250.000 empleos directos o indirectos con la utilización del mismo y generará un volumen de negocio de unos 15.000 millones de euros anuales.

Y es debido a este boom, ahora cuando la proliferación de diversos drones de todo tipo y las inmensas aplicaciones del mismo en actividades civiles, hace que las empresas puedan aprovechar el potencial de esta herramienta, aunque esto ya obligó al Gobierno español a poner restricciones severas en el mes de  julio del 2014 tras la aprobación del Decreto Ley que regulaba este sector, amparando el uso del dron bajo un marco legal, anteriormente no reflejado en la Ley de Navegación Aérea que data del año 1960.

Debiendo de conocer que en la actualidad existen diversos organismos encargados de controlar la actividad del dron, como la Agencia Estatal de Seguridad Aérea (AESA) a nivel Nacional, la Agencia Europea de Seguridad Aérea (EASA) a nivel Europeo, así como la OACI  a nivel internacional.

Pasión por Volar

Otros artículos: Los drones y el Medio Ambiente