Drones e islas

Publicado el

drones e islas

Drones e islas.

‘Libertalia tropical’, el encierro y libertad en las islas
Se trata de una exposición artística que aborda las dinámicas sociales que surgen en esos lugares.

Foto: Cortesía del artista

El proyecto se desarrolló en tres islas colombianas.

“¿Qué es una instalación?” preguntó Juan Pablo, un joven de Santa Cruz del Islote (Bolívar). La consulta se la hizo al artista Elkin Calderón (Bogotá, 1975), luego de ‘caretear’ por las aguas de esta población y de encontrarse con un televisor viejo, un lavaplatos roto y un ventilador. “Una instalación es cuando tomas elementos y les das otro sentido. ¿Qué harías con todos estos?”, le contestó Calderón. “Haría mi propio departamento”, le dijo Juan Pablo.

Así fue. Consiguieron equipos de buceo y Juan Pablo ordenó los elementos sumergidos de forma tal que tuvo, así fuera por un momento, su propio lugar, alejado de las miles de casas que están congregadas en esta porción de tierra.

Ese momento quedó capturado en Departamento de Juan Pablo, una de las piezas que componen ‘Libertalia tropical’, que se presenta hasta el 14 de junio en la galería Valenzuela Klenner, en Bogotá. Fue realizada gracias a una de las Becas de creación para artistas con trayectoria, que otorga el Ministerio de Cultura y que Calderón se ganó en el 2014.

También es el resultado de un proyecto de largo aliento que comenzó hace 10 años, mientras estaba en Inglaterra. Allí empezó a indagar sobre la idea de la isla, desde referentes históricos como Gorgona, en Colombia, o la isla de Alcatraz, en EE. UU., que en algún momento funcionaron como centro de reclusión. O casos como Sealand, una plataforma flotante cercana a Inglaterra que fue ocupada en 1967 por una familia, y que se autoproclamó como un Estado.

“Pensé en la dualidad que tienen las islas, que pueden ser prisiones pero que también tienen esa idea de libertad”, comenta Calderón, quien tomó la palabra Libertalia –una colonia fundada supuestamente en Madagascar por piratas en los siglos XVII y XVII– y lo aterrizó a nuestro contexto, no solo con la palabra tropical, sino con un trabajo que muestra cómo en Colombia hay territorios que han configurado reglas propias para subsistir.

La exposición se pensó para transmitir la sensación de estar bajo el agua. Por eso, al ingresar, dos videos proyectados en las paredes y ambientados con sonidos submarinos consiguen ese efecto. Al subir las escaleras, se llega a la superficie, con videos y fotografías realizadas en Tierra Bomba, obras en las cuales la línea de horizonte es un punto en común.

Sin mostrar las complejas situaciones que allí se viven, “con algún tipo de condescendencia o con algún atisbo de exotismo, ‘Libertalia Tropical’ destaca los lazos sociales y las formas de solidaridad que han emergido dentro de ellas para sobrevivir a la adversidad y suplir la total ausencia del Estado”, dice Jaime Cerón en el texto curatorial de esta.

Como si se tratara de una elevación, el tercer piso presenta a Tintipán (Sucre) grabada con un dron, de forma tal que su superficie se asemeja al croquis de nuestro país.

CULTURA Y ENTRETENIMIENTO