Aplicaciones de drones al control de fronteras

Publicado el

Aplicaciones de drones al control de fronteras

Aplicaciones de drones a la seguridad y control de fronteras

drones y frontera

Introducción

España ha soportado y soporta una gran presión en sus fronteras debido al fenómeno de la inmigración irregular que alcanzó su mayor pico en el año 2006 especialmente focalizado en el archipiélago canario.

Esta problemática se unió a todo lo que suponen las actividades de las bandas organizadas, especialmente las dedicadas al tráfico de drogas en la zona sur de la península.

Para hacer frente a esta situación se han llevado a cabo varias acciones entre las que destacan la creación del Centro Regional de Coordinación de Canarias(1), la dotación a la Guardia Civil de dos aviones de patrulla marítima y de tres buques oceánicos.

No obstante, una de las más exitosas iniciativas para abordar esta problemática fue el Sistema Integrado de Vigilancia Exterior (SIVE) que llevaba unos años funcionando y cuya ampliación y fortalecimiento hace que hoy en día, a través de un sistema formado por radares, cámaras y una red de comunicaciones, se tenga monitorizado todo lo que pasa en las aguas territoriales españolas desde la provincia de Tarragona hasta la provincia de Huelva, incluyendo las Islas Baleares, Islas Canarias y la provincia de Pontevedra.

No obstante, desde la Guardia Civil se continúa con el planteamiento de nuevas iniciativas para complementar los medios de vigilancia de los que se dispone. Se han buscado y estudiado diferentes tecnologías y una de las que ha cobrado mayor protagonismo es la utilización de Sistemas Remotamente Pilotados (RPA en inglés(2)).

Necesidades

Varios son los condicionantes que hay que tener en cuenta en el uso de esos sistemas pero por el que se debería empezar es por las características de los objetivos que se quiere detectar.

En el campo de la vigilancia de las fronteras se busca embarcaciones de pequeño tamaño, de entre 5 y 15 metros de eslora, entre 2 y 5 metros de manga, entre 0.5 y 1 metro de obra muerta y a una velocidad de entre 10 y 60 nudos.

A esto también se unen objetivos aéreos como pueden ser avionetas o helicópteros volando a velocidades de hasta 150 nudos a altitudes por debajo de los 1.000 pies.

Asimismo y, teniendo en cuenta los medios con los que ya cuenta Guardia civil, tres son las formas de operación que se consideran más convenientes:

  1. Sistemas operados desde un punto próximo a la costa, cubriendo zonas relativamente pequeñas para complementar la labor ya realizada por los sistemas de vigilancia costeros y por las patrulleras de tamaño pequeño y medio.
  2. Sistemas operados desde la costa o a distancia de la misma, cubriendo extensas áreas para llegar más allá de los sistemas costeros incrementando así nuestras capacidades de detección e identificación. Esto exigiría sistemas con alta autonomía.
  3. Sistemas operados desde una embarcación para complementar la detección de dicha embarcación. Este caso está especialmente pensado para complementar las capacidades de los buques oceánicos con la limitación de que el sistema tendría que despegar y aterrizar en el buque.

Lo anterior inferiría que en los casos 1 y 3 el sistema tendría que estar dotado de cámaras en los espectros visuales e infrarrojos pero para el caso 3 sería necesario contar, además, con un sistema radar para las labores de detección e identificación. en el punto dos se incluirían aquellos RPA de largo alcance los cuales podrían ser operados desde la costa o incluso desde una unidad central y los mismos deberían estar equipados con radar de búsqueda, AIS, video streaming, EO/IR, etc.

En todos los casos, tendría que dotarse al sistema de la capacidad de transmisión, en tiempo real, de la información captada a la estación de mando en tierra. y todo lo anterior debería estar unido a la posibilidad de programar parámetros de vuelo (rutas, altura, velocidad) para la vigilancia, tomar el control de forma manual en cualquier momento, seguimiento automático de un objetivo marcado, sistemas de seguridad para casos de pérdida de señal con la estación base, etc.

Pruebas realizadas

Para esa definición de capacidades y la búsqueda de las mejores soluciones, se han probado diferentes sistemas con diferentes características, tanto de ala fija como de ala rotatoria, destacando el Heron de la empresa IAI, el Camcopter de la empresa Schiebel GMBH, el Scan Eagle de la empresa Boeing o el Fulmar de la empresa THALES.

Con carácter general, con esas pruebas se han buscado los siguientes objetivos:

  • Probar las capacidades de esos sistemas para llevar a cabo labores de vigilancia marítima en un escenario real con la necesidad de detectar, identificar y seguir embarcaciones de pequeño tamaño.
  • Posibilidad de integración de los RPA,s en los sistemas de vigilancia de Guardia civil para ampliar nuestras capacidades más allá del mar territorial.
  • Evaluar los requerimientos técnicos y económicos para el despliegue, mantenimiento y operación.
  • Comprobar la posibilidad de uso, especialmente en lo que se refiere a los requerimientos legales.

 

Proyecto PERSEUS – Sistema ATLANTE

Se considera la conveniencia de dedicar un apartado al último test de envergadura realizado por la Guardia civil.

Guardia Civil forma parte como socio de un proyecto denominado PERSEUS incardinado dentro del 7º programa Marco financiado por la comisión europea hasta un total de 27 millones de euros.

Los objetivos de este proyecto es comprobar la posibilidad y beneficios de compartir información entre agencias implicadas en la vigilancia de fronteras así como buscar el más efectivo uso de plataformas y sensores.

El sistema ATLANTE, de la empresa Airbus Group, es una de esas plataformas cuya integración en la red de información se contempló en el marco del proyecto.

Este es un sistema pilotado remotamente de los denominados tácticos con las siguientes características:

  • Carga de pago: 60 – 100 kg.
  • Longitud: 5.5 m.
  • Envergadura: 8 m.
  • MTOW: 520 kg.
  • Alcance: 400 km.
  • Autonomía: 14 horas.

Hasta ese momento la mayoría de las pruebas realizadas con esta clase de sistema se habían circunscrito a instalaciones militares en espacio aéreo segregado.

En esta ocasión se tomó la decisión de ir un paso más allá y, en esta ocasión se dejó en segundo plano cuestiones relativas a la carga de pago o al propio avión y todo se centro en los requisitos operativos, logísticos y legales necesarios para el uso de un RPA.

Se tomó la decisión de realizar la operación desde un aeropuerto civil y, dado que el área de operaciones era la zona del Mar de Alborán se eligió el Aeropuerto de Almería.

Para posibilitar la actividad se realizaron numerosas gestiones con AESA, AENA y el Ejército del Aire sin el soporte de los cuales hubiera sido imposible la realización del vuelo. de todas formas, a pesar de conseguir la autorización de la operación muchos fueron los condicionantes y restricciones que se marcaron relativas a duración de los vuelos, espacio aéreo completamente segregado y cierre del aeropuerto para cualquier otro uso durante la realización del test.

Conclusiones

Teniendo en cuenta el conocimiento de Guardia Civil en el uso de los aviones pilotados de forma remota se puede afirmar lo recogido en los siguientes puntos:

  1. Estos sistemas pueden ser utilizados para diferentes actividades relacionadas con la seguridad y más concretamente para la vigilancia de fronteras.
  2. Serán más útiles en cuanto integren o contemplen cargas de pago que se adapten a las necesidades de las instituciones con competencias en la vigilancia de las fronteras.
  3. Guardia Civil considera esta utilidad y por eso está involucrada en diferentes proyectos relacionados con el uso de RPA para que el desarrollo técnico y operativo de estos sistemas se adapte a las necesidades reales en la vigilancia de fronteras.
  4. No existe un único RPA que cubra en su totalidad la variedad de servicios relacionados con la vigilancia de fronteras.

No obstante, existen tres limitaciones importantes:

  1. Los elevados costes de adquisición y mantenimiento así como los demás requerimientos logísticos.
  2. El marco legal para su uso no está aún claro. Recientemente se ha aprobado el RD 8/2014, de 4 de julio, de aprobación de medidas urgentes para el crecimiento, la competitividad y la eficiencia. No obstante son muchas las incógnitas que rodean el uso de estos sistemas y muchas más las limitaciones, especialmente de sistemas de más de 25 kg de peso que son los indicados para las labores de vigilancia de fronteras.
  3. La Guardia civil se enfrenta diariamente a la labor de vigilar eficazmente las fronteras españolas que son, asimismo, fronteras exteriores de la Unión Europea. Buscando nuevos y más eficientes sistemas se ha contemplado el uso de sistemas aéreos pilotados de forma remota. No obstante existe una limitación legal para el uso de estos sistemas en espacio aéreo no segregado.

La necesidad de vigilancia se produce hoy y sin una adecuada legislación para el uso de RPA se está en la necesidad de buscar otras alternativas legalmente viables y, de hecho, ya se están buscando.

(1) Creado por orden pre/3108/2003, de 10 de octubre (BOE núm. 243 de 11 de octubre de 2006).

(2) Remotely Piloted Aircraft.

 

Jesús Borjas Astorga y Jorge López Ramos

Dirección General de la Guardia Civil

Ministerio del Interior